DIABETES Y ACTIVIDAD FÍSICA

Escrito por : In: Medicina 03 jul 2011 Comentarios: 0

Dentro de los mitos urbanos encontramos a los que opinan que una persona diabética no debe realizar actividad física. Para otros es totalmente lo contrario.

Que mejor entonces que ir a las fuentes y consultar a quienes saben del tema.

Hoy tenemos la posibilidad  que la Doctora Noemí  Gabriela Alvarez, especialista en clínica Médica nos aclare el panorama.

 


¿Cómo se relaciona la Diabetes con la actividad física?

La Diabetes Mellitus es una enfermedad metabólica crónica, que está adquiriendo en los últimos años proporciones epidémicas.

El ejercicio y el plan de alimentación han sido siempre los pilares básicos en el tratamiento de la diabetes, a lo que se suma también la educación del paciente sobre la enfermedad.

El ejercicio no sólo es importante en el control de la diabetes. Es recomendable en la población general, ya que está comprobado su efecto beneficioso en la prevención de la enfermedad cardiovascular, la hipertensión arterial y  las dislipemias ( valores elevados de colesterol y/o triglicéridos).Además genera mayor sensación de bienestar físico y mental en las personas que lo efectúan en forma regular, previniendo la depresión que acompaña frecuentemente a las enfermedades crónicas como la diabetes.

El ejercicio contribuye a mejorar el control de la glucemia y lograr un mejor control metabólico, tanto en la diabetes tipo I como en la diabetes tipo II. También disminuye los requerimientos de insulina e hipoglucemiantes orales.

 

¿Cuáles son los efectos del ejercicio en pacientes diabéticos?

 

En teoría, en un paciente diabético con muy buen control metabólico, la actividad física produce los mismos efectos que en una persona no diabética. Pero si el control metabólico es deficiente, el ejercicio puede tener efectos adversos u ocasionar complicaciones.

Los pacientes con diabetes tipoI (que requieren tratamiento con insulina exógena), no presentan una respuesta normal al ejercicio. En la mayoría de los pacientes que mantienen un buen control metabólico,cada sesión produce un agudo efecto hipoglucemiante (disminuye la concentración de glucosa circulante), en forma inmediata o hasta varias horas después  de finalizado el ejercicio.Por lo tanto se requieren determinaciones de concentraciones de glucosa capilar antes, durante y después del ejercicio, sobre todo en las primeras sesiones. Estos episodios se pueden evitar con una disminución de la dosis de insulina antes del ejercicio o el aumento la ingesta de alimentos. Si su control metabólico es deficiente, el ejercicio aumenta los niveles de la glucemia, lo cual puede derivar en una complicación como la cetoacidosis diabética.


En la diabetes tipo 2,que se caracteriza por una resistencia a la acción de la insulina en los tejidos,el ejercicio mejora dicha resistencia y favorece que los músculos utilicen adecuadamente la glucosa, con la mejoría del control metabólico. La pérdida de peso que genera el ejercicio regular y constante, tambien mejora la respuesta a la insulina.

 

¿Cuáles son los beneficios del ejercicio en pacientes diabéticos?

 

Podemos decir claramente que :

 

–        Disminuye la concentración de glucosa en sangre.

–        Regula la concentración de insulina plasmática y mejora la sensibilidad de los tejidos a la misma.

–        Mejora la concentración de lípidos plasmáticos (colesterol y triglicéridos)

–        Aumenta el gasto de energía y  facilita la reducción de peso

–        Mejora el control de la hipertensión arterial

–        Mejora el acondicionamiento cardiovascular

–        Aumenta de la fuerza muscular y la flexibilidad.

–        Brinda sensación de bienestar y mejora de la calidad de vida; mejora de la capacidad de trabajo, disminuye la ansiedad y  aumenta  la autoestima.

 

Está demostrado que todos estos cambios producen una disminución significativa del riesgo cardiovascular.

También es importante para la prevención ó retardo en la aparición de resistencia a la insulina, enfermedad cardiovascular ó diabetes en personas con alto riesgo de desarrollarlas (por ejemplo: historia familiar de diabetes).


 

¿Cuáles son los riesgos del ejercicio en pacientes diabéticos?

 

–        Hipoglucemia (durante el ejercicio o hasta horas después del mismo)

–        Hiperglucemia (si tiene mal control metabólico)

–        Puede desencadenar o agravar eventos cardiovasculares (angor , infarto,arritmias,muerte súbita)

–        Puede empeorar algunas complicaciones de la diabetes (problemas de retina, neuropatías, pie diabético,problemas renales.), las cuales deben evaluarse antes de iniciar un programa de ejercicios.

 

¿Qué tipo de ejercicio debe realizarse?

 

La mayoría de los especialistas coinciden en recomendar el ejercicio aeróbico como el que aporta mayores beneficios en estos casos, por sus efectos cardiovasculares, musculares y metabólicos (caminatas, correr, bicicleta, natación, etc.). El programa de ejercicios debe iniciarse lentamente e incrementar su intensidad progresivamente para evitar lesiones o complicaciones de la diabetes.

En la valoración previa al iniciar una actividad física, se sugiere una adecuada evaluación cardiovascular y de otras complicaciones de la diabetes (descartar contraindicaciones).

El programa de ejercicios debe ser individualizado y adecuado a las preferencias de cada persona . Para que se produzcan los cambios buscados, cada sesión debe durar alrededor de 20 a 45′ a 50% a 70% de la capacidad máxima, pero depende de la edad y del nivel de entrenamiento físico.

Se recomienda realizar por lo menos 3 sesiones por semana ,o día por medio. Si se desea perder peso se recomiendan sesiones diarias.

Para prevenir lesiones es recomendable iniciar la actividad con ejercicios de precalentamiento (5′- 10′), seguidos de la fase de ejercicio más intenso. Al terminar se requiere un período de disminucuión progresiva de la intensidad del mismo.

Para la motivación del paciente, el ejercicio debe ser divertido y disfrutable

Deben contar con el apoyo y estímulo de sus familiares y amigos. Es conveniente  efectuar el ejercicio acompañado para facilitar el compromiso con la actividad. Se debe realizar una cuantificación periódica de los progresos.

 

¿Debemos tomar precauciones?

 

-Es conveniente la supervisión de personal especializado.

-Utilizar ropa y calzado adecuado(MUY IMPORTANTE)

-Debe evitarse el ejercicio si el control metabólico no es adecuado.

-Al final de cada sesión deben revisarse los pies y otras partes del cuerpo para detectar la presencia de heridas, traumatismos, hematomas y sobre todo ampollas o ulceraciones (consultar a su médico a la brevedad y suspender la actividad hasta su resolución).


-Al comenzar un plan de ejercicios, es muy frecuente requerir un ajuste en el tratamiento y/o dieta, por lo que su médico debe estar informado de su respuesta al mismo.

-Otro punto importante es la reposición de líquidos y electrolitos, ya que la deshidratación puede ocasionar descontrol metabólico.

-Es importante también que las personas que utilizan insulina no se la aplique en los brazos o piernas antes del ejercicio, ya que esto acelera su absorción. Se recomienda  realizarlo en la pared abdominal.

Esperamos que esta nota haya sido de utilidad.

¿Querés comunicarte con la Dra. Noemí?

Escribimos y le enviaremos tu consulta a la brevedad.

Buena salud y Fit For fun!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>