MITOS EN LA NUTRICIÓN

Escrito por : In: Nutrición 05 dic 2010 Comentarios: 0

Lic. Mariano Moschetto

Desde hace varios años, estoy ligado a la nutrición. Incluso antes de comenzar la carrera, ya que mi interés en la materia me retrotrae ya hace por lo menos 2 décadas, incluso antes de estudiar la carrera de profesor de Educación Física.

He tenido la suerte de conocer a mi esposa en la universidad… (¿suerte? ¿Esposa?…)

Hemos sido compañeros de curso y de banco…y ahora compartimos cada día de nuestras vidas….incluso también la nutrición.

 

Por eso les voy a ilustrar, de manera anecdótica, como convivo cada día de mi vida con mi profesión, mi esposa, mis pacientes y la vida en general, ya que más allá del desempeño laboral, el tema de la alimentación, nos compete a diario a todos, y encima de ello, arrastra todos aquellos mitos y costumbres que se van trasladándose de generación en generación.

Bueno…ahí empiezo

Nos levantamos, hago todo lo que compete a la limpieza matinal, aparte de cambiarle los pañales a mi hijo y vestirlo.

Para desayunar, por lo general, tomamos café con leche…pero esta mañana me encuentro con un yogur, ante mi sorpresa y antes de que diga algo que mi señora argumenta  “Es bueno consumir yogur cuando se toma antibióticos” (aclaración: estaba saliendo de una angina bastante intensa) más allá de que alguna vez lo he escuchado por alguna vez, tiene una veracidad importante, dado que   los antibióticos destruyen la flora intestinal y los lactobacilos del yogur la reconstituyen. También son buenas las leches fermentadas o las probióticas como tienen los cultivos lácteos.

Una vez finalizado el desayuno, me preparo y salgo al trabajo, previo paso por la cochera a buscar el auto, donde me encuentro con el empleado del garage, el cual siempre charlamos un ratito cada vez que nos vemos.

En esta oportunidad, me comenta que ayer a la noche fue el parrillero de un jugoso  asado,

en donde comió todo lo que le entró en el buche (palabra textual). Ante mi asombro de su atinada reflexión, me retrucó: –”no se preocupe… Después de un atracón, un día de ayuno”. Mi respuesta fue: -“No.  Es mejor hacer por lo menos cuatro comidas, pero más livianas, evitando comer una o dos muy abultadas”, le respondí. Pero como se quería salir con la suya, agrega    -”Tome vino, dicen que es bueno…” Sin saber cuanto tomar y el porqué de ello. A lo que le comente:- “Una copa de vino tinto de buena calidad diaria disminuye el riesgo de un infarto”, ya que tiene un pigmento (las antocianinas) que eleva el colesterol bueno. Pero hay que tener presente que el máximo de vino recomendable son dos copas diarias (28 gramos de etanol) para los hombres, y una copa al día 14 gramos) para las mujeres. Pasado ese límite, el exceso de alcohol es dañino para el hígado…-”y sí claro me dice….tomé un poquito más…pero no comí sandia de postre…jajajaja.. porque Después de comer sandia no se debe tomar vino”. “No es cierto. Su mezcla no tiene efectos adversos” le retruco….seguramente alguien hace años se tomo unas damajuanas….después comió una sandía entera y quedo ahí nomás….tendido en el piso. Pero por la curda y no por la sandía…” se lo dije así en su jerga para que me entienda… y así fue como terminé la charla y me dirigí al banco a pagar unos impuestos.

Cuando llego, la cola era un poco larga. Atrás,  tenía dos señoras de edad muy avanzadas,  que hablaban sin parar. Sus comentarios parecían de dos catedráticas académicos de la universidad de la vida…eran muy simpáticas y divertidas…y como tengo un componente chusma, disimuladamente puse un poco (solo un poco) mi oreja en su conversación… En un momento una comenta: –“Yo todas las mañanas como un ajo  porque  mejora la circulación”.  Yo pensaba al respecto: El ajo tiene una sustancia que interfiere en la síntesis de colesterol, por lo tanto el consumo diario de ajo picado contribuye a mejorar la circulación sanguínea. Y bueno en eso tienen razón. La otra señora comenta: “Mi nuera no sabe cocinar…usa para todo manteca y no es bueno,  El aceite es más saludable que la manteca…” Y  Sí, porque al ser de origen vegetal los aceites no tienen colesterol. La grasa de la manteca, en cambio, es de origen animal y por tanto tiene colesterol. Ahí nomás le tomé confianza a su sabiduría…estaba en lo cierto…pero al rato me desilusionó, porque en otra frase agrego:”- Yo como todo sin sal, me lo dijo mi cuñada hace 40 años y yo le hice caso, porque engorda”. Hay hay hay… y eso que venían bien pero en esta, no. La sal no engorda, porque, al igual que las vitaminas y los minerales, no aporta calorías. Pero sí favorece la retención de líquidos.

Pasados unos minutos  es mi turno…pago mis cuentas y me voy.

Antes de subir al auto, paso por un kiosco a comprar un agua, ya que hacía calor  y tenía mucha sed. Antes de pagarla, la abro y empiezo a tomar. El  empleado me mira sorprendido y comenta:

-”está bien jefe  tomar agua…dicen que hace bien… Hay que tomar por lo menos 2 litros de agua por día”. Si, es fundamental. Cuando aumenta la proporción  de agua en el organismo mejora el funcionamiento de los riñones y se incrementa la capacidad de desintoxicación y de defensa.

Y sigue comentando: –”Yo tomo agua todo el día…alcohol muy poco porque fija las grasas”. Le respondí:” haces muy bien… en tomar agua” y me fui, ya que mucho tiempo más para charlar no tenia. En el caso del alcohol y la supuesta fijación de las  grasas, no está en lo correcto, pero si podemos decir que aporta calorías…y muchas, y es por eso que se engorda cuando bebemos en exageración. Por ejemplo, una medida de whisky provee 140 calorías y una copa de vino, 100 calorías.

Como tenía cada vez menos tiempo, apuro la marcha hasta llegar a mi auto. Una vez allí enciendo la radio para tener algo de compañía. Elijo una radio en donde estaban entrevistando a una chica que participa en un certamen de baile por TV. Pobre…la estaban matando a preguntas capciosas y caía en cada una de ellas….respondía cualquier cosa, lo que hacia más divertido aun el reportaje, ya que por sus contenidos intelectuales dejaba mucho que desear…Mostraba un interés importante en mantener su figura…a lo que le preguntan:- ”¿como haces para estar tan flaca?”…su respuesta no tardó en escucharse: “y como todo light…”. Yo pensaba…otra vez me sale el nutricionista de a dentro…ya que me decía internamente los productos light no engordan. No necesariamente. Light o diet significa que el producto está reducido en alguno de sus componentes: grasas, azúcares o sales, igualmente aportan menos calorías. De cualquier forma, por más ligth que sea el producto, si se consume en abundancia engorda.

Una vez arribado al trabajo y después de tanto trajín, antes de empezar con mis labores diarias, me preparo un  té de tilo…porque  es sedante. Al igual que la hierba llamada passiflora o valeriana, produce un efecto relajante, aplaca y disminuye la angustia.

Pasados los famosos 5 minutos, estaba como nuevo y allí es cuando empezó mi día.

No pude salir con mi genio…la docencia y el trabajo …siempre están acompañándome cada paso de mi vida…


Hasta la próxima y Fit for Fun.

 

Lic. Mariano Moschetto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Related Posts